El tamaño del fraude

 fraude

Una de las cosas que los Venezolanos estamos quizá cerca de descubrir es el tamaño del fraude electoral a que hemos sido sometidos. Todos, en una medida u otra, hemos aceptado un cierto grado de manipulación del proceso electoral. Las opiniones varían, yendo del ventajismo que da el uso de todos los recursos del estado, hasta el flagrante robo de los votos falseando los resultados.

Hasta ahora hemos aceptado como validas las sucesivas victorias de Chávez en base a la gran ventaja que normalmente obtuvo y sobre las que luciría descabellado plantear fraudes sin realmente disponer de pruebas al respecto.

Actos como el cierre de las fronteras, cierre del consulado de Miami, migración de electores en zonas de dominio claro de la oposición, ciudadanos extranjeros cedulados, presión sobre los empleados públicos, presión sobre beneficiarios de cualquier programa o dadiva del gobierno, movilización forzada  de personas que no habían votado, asistencia forzada a marchas del oficialismo, utilización ilegal de todo el aparato de comunicación del gobierno en apoyo al candidato oficial y varios otros que podrían mencionarse, conllevan ventajas electorales que aunque montan a decenas, o quizá centenas de miles de votos, no parecían suficientes para poder cambiar los resultados cuando el chavismo vencía por millones de votos en las elecciones presidenciales.

Todas las auditorias realizadas sobre la plataforma técnica de las maquinas de votación arrojaron resultados impecables. Las maquinas transmitían con absoluta precisión las opciones seleccionadas por los electores. Las papeletas de las cajas auditadas coincidían totalmente con la información electrónica transmitida. Siendo cada elector auditor de su propio voto, al comparar  su elección en la maquina con la papeleta que recibía y que depositaria en la caja correspondiente, prácticamente no había oportunidad de alterar los resultados; sobre todo cuando como parte del proceso se auditaba, el día de la elección, hasta un 54% del total de las cajas. El sistema así diseñado llevo a destacados integrantes de la oposición a decretar que el “sistema de votación estaba blindado” y que no había forma de hacerle fraude.

Pero resulta que la trampa grande no estaba en las cajas o en las maquinas. La trampa grande esta en los electores. Hay electores que murieron, hay electores que no existen, hay electores que votan como si fueran otras personas, hay electores que votan varias veces, en fin hay todo tipo de electores ilegales. Y como llegamos a esto?. No es trabajo de un día, ni de meses. Requiere la participación e involucramiento de varias dependencias, mas notablemente la electoral, la de identificación y la de registros y notarias. Así se puede recabar información sobre fallecidos, se puede emitir cédulas de identidad diferentes y numerosas veces a la misma persona, se puede inscribir en el registro electoral los electores indebidamente, etc. Y quien domina las dependencias de identificación y los registros y notarias?. Correcto: La dominan los Cubanos. Han estado al frente de estas dependencias por anos y poco a poco y cada vez mas, han manipulado, agrandado y falseado nuestro registro electoral en magnitudes inimaginables. Es decir, desde el punto de vista electoral se garantizaba la permanencia en el poder, por anos, de Chávez y sus herederos.

Pero la acción de gobierno ha sido pésima y tan mala durante los últimos 14 anos, que han dilapidado la mas ingente cantidad de recursos recibida por gobierno alguno en nuestra historia y solo tienen para mostrar una acentuada destrucción de nuestra capacidad productiva y de nuestra infraestructura de servicios básicos, hospitalaria e industrial, un empobrecimiento generalizado de la población y  una corrupción generalizada e institucionalizada en todas las áreas del gobierno nacional.

Así pues, el Bravo Pueblo, cansado y agotado, pero indetenible en la búsqueda de la verdad, voto por Capriles tan abrumadoramente, que todas las trampas y  falsos electores no fueron suficientes para mostrar a Maduro como ganador inobjetable, abriéndose la oportunidad para pedir una auditoria profunda de los resultados electorales e impugnar las elecciones. Obviamente el gobierno no podrá aceptar las peticiones de la oposición, que conllevarían a destapar la podrida y nauseabunda olla de trampas electorales a que ha sido sometida Venezuela mediante la complicidad de nuestros gobernantes y la participación de una nación extranjera. El fraude ha sido de tal tamaño, que probablemente la única elección que el gobierno gano limpiamente fue la original donde Chávez resulto presidente con el CNE de la cuarta republica.

La oposición no cejara en su esfuerzo de mostrar al mundo las irregularidades y trampas que el gobierno perpetro antes  y durante las elecciones. El mundo, incluyendo  los países amigos comprados, se esta dando cuenta de la situación y apoyara la solicitud de la revisión profunda de los cuadernos electorales y la invalidación de las elecciones. Este gobierno no puede aceptar la revisión de los cuadernos electorales, preferirían destruirlos antes que dejar que se auditen en profundidad. No podrán explicar sus negativas a la revisión y Maduro será un presidente ilegitimo, afortunadamente para el Bravo Pueblo, no por mucho tiempo.

Rodolfo Giusti

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: